El Sol

Haciendo una firme mirada hacia el lumínico oriente despertó en mí la necesidad de profundizar sobre el significado de dos astros, que juegan un papel trascendental en la humanidad, ante esa situación procedí pasar a la práctica e intentar plasmar por medio del poder símbolo, bajo la virtud de la diligencia y en dominación de la técnica del óleo sobre lienzo.

En el proceso de pintura de estos astros, pude investigar y deducir que El Sol y la Luna simbolizan, las dos formas en que se adquiere el conocimiento;

El Sol (razón, iniciativa individual, energía) nos permite adquirir el conocimiento y acercarnos a la verdad de una forma experimental.

La Luna (imaginación, receptividad, sensibilidad) representa la adquisición de conocimiento de una manera intuitiva.

No obstante, como aprendiz debo ir más allá revisando que el SOL es el nombre del astro principal en nuestro sistema planetario, el cual a su vez le da nombre al mismo al llamarse comúnmente el sistema solar.

Para todas las culturas antiguas y clásicas, sus respectivas mitologías y religiones lo consideraban el dios principal por su capacidad creadora.

Es fuente de luz, de calor, de un nuevo día, lo que implica la regeneración de la vida. Se le representa de diversas maneras.

En la tradición egipcia es Ra en Heliópolis, Aton el dios principal del faraón Amenophis IV, en la tradición griega es Apolo, quien porta una flecha que simboliza a la vez los rayos, Surya en la cultura Hindu el sol, como tal es una diosa solar, hija del dios sol también llamado Savitri. (todo, vida) Surya Bai es esposa o amante de Soma o Chandra, el dios lunar.

Los solsticios (del latín solstitium (sol sistere), “Sol quieto”) son los momentos del año en los que el Sol alcanza su mayor o menor altura aparente en el cielo, y la duración del día o de la noche son las máximas del año, respectivamente.

Los solsticios, el de invierno el 21 y 22 de diciembre marca el momento más bajo del sol, mientras que el de verano, 21 y 22 de junio, marca el momento más alto del sol.

En ambos casos, estas dos etapas celestiales han sido siempre muy celebradas en los pueblos de la antigüedad. La festividad era tan importante, que la iglesia católica cambio la fecha del nacimiento de Cristo del 6 de enero al 25 de diciembre para poder apagar el culto pagano en esas fechas.

Para los cristianos es Cristo, la fuente de vida con los doce apóstoles quienes son los rayos de luz divina y eterna (Daza 1997: 353 – 354)

En la tradición masónica, las fechas de los solsticios se celebran con las festividades a los dos santos juanes, San Juan el Bautista y San Juan Evangelista.

En las logias masónicas simbólicas el sol junto a la Luna se le conoce como las dos grandes luminarias y se colocan en la sección Oriente dentro del templo (Daza 1997: 239) (Blaschke 2001: 150) (Serrano 2005: 281 – 282).

En otra simbología el Gran Maestro o Hiram es el paralelo de Osiris, representando la regeneración y la iniciación, Isis,(la viuda de Osiris representa la Logia). Horus, el hijo de Osiris, (Representa la Luz y de Isis la viuda de Osiris), nace el masón, llamado el Hijo de la Viuda (Daza 1997:355 – 356).

Dentro del templo EL SOL se encuentra ubicado al Oriente a la izquierda de la silla que ocupa el Venerable Maestro, el cual tiene a su derecha a la Luna, el balance simbólico del Sol.

Detrás de la silla del venerable Maestro se encuentra el DELTA, esta símbolo también es comparable al Sol, pues tiene una serie de rayos de los cuales sale la luz divina (Daza 1997:368)

MI CONSIGNA:

Ser un aprendiz masón, todo un reto, en un largo camino hacia la universalidad y al conocimiento, pero sobre todo, siempre siendo un eterno aprendiz.

Son mis palabras.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.